Aquí quiero hablar sobre cómo el odio puede ser útil para hacer cambios. Así que el primer paso es: conoce lo que odias.

Antes de entrar en este tema quiero decir que no estoy despreciando el poder del amor. Pues lo que quiero hacer es poner cada uno en el lugar que les corresponde.

Sé que quieres hacer cambios, o incluso si no, se que eventualmente vas a tener que cambiar y esta puede que sea la mejor herramienta que tengas.

Conoce lo que odias

El amor es el punto de partida pero el odio va a mantener la motivación.

Voy a dar un ejemplo que nos puede ayudar a entender como funciona esto:

Amas a tus hijos y quieres se un buen ejemplo para ellos así que decides hacer ejercicio. Y es cuando te encuentras con muchos obstáculos como el tener que levantarte temprano. Esos obstáculos son los que matan tu deseo y te hacen renunciar.

Después a los días notas que tus hijos siguen tu ejemplo, o quizás ni siquiera se quieren esforzar por hacer algo saludable. Es en ese momento en que empiezas a odiar como se siente ver a tus hijos de esta forma, y odias esa situación. Ese odio a la situación te motiva a hacer algo al respecto y te motiva a esforzarte para intentar ser un mejor ejemplo para ellos.

Te estoy dando este ejemplo pero es probable que nuestras situaciones sean peor por las consecuencias de nuestras malas elecciones.

A la mayoría de los padres puede que no les interese o quizás no se den cuenta de como su estilo de vida está afectando la de sus hijos. Incluso si no tienes hijos sé que tienes algún mal hábito que te gustaría cambiar porque no te permite ser mejor o alcanzar tus metas.

Cuando amas lo suficiente vas a odiar todo aquello que te evite conseguirlo.

Así que el amor sigue siendo muy importante, pero a la misma vez, conoce lo que odias.

Lo que intento decir es que el amor es quien empieza el fuego pero el odio lo mantiene ardiendo.

Quiero resaltar que hablo de situaciones, de emociones y de cosas, más no de personas.

Ahora, como el título lo sugiere. Conoce lo que odias, pues en caso contrario vas a terminar odiando muchas otras cosas sin propósito alguno. Por ejemplo, puedes llegar a odiar la comida saludable y no odiar enfermarte, simplemente porque te acostumbraste a la situación.

Debo decir que muchas personas se sienten cómodas allí donde están. Se sienten tan cómodas que no les importa vivir mejor. Pero el problema está en lo que dice Rick Warren, no sabes qué tan terrible es tu vida hasta que encuentras algo mejor.

Esto hace que me acuerde de la película de Disney sobre un chica que era muy pobre. Y aunque era pobre, todos los días trabaja con felicidad y luchaba cada día. Cuando se volvió famosa como jugadora de ajedrez, pudo conocer hoteles y restaurantes. Así que cuando regresó a casa se dio cuenta lo fea que era su vida y se deprimió por eso. Ese día ella dejó de luchar.

Pero así no termina la historia. Ella después se dio cuenta que no estaba sola así que lucho por su familia y al final les pudo ofrecer esa vida que era mucho mejor.

Lo que quiero decir es que no es fácil salir de lo que conoces, pero cuando lo intentas, te das cuenta que vale la pena.

Ahora que estás dispuesto en tomar el riesgo es cuando la estrategia se vuelve tan útil.

 

Odia las malas consecuencias. Esto significa que en lugar de culpar a las personas o a todo en tu vida, simplemente odia la autocompasión.

Si fumas entonces odia el olor u odia el daño que le produces a los que te rodean.

Esto es lo que te ayudará a superar la tentación. También te ayudará a cambiar los malos hábitos y te ayudará a desarrollar mejores hábitos.

Si quieres hacer un cambio, conoce lo que odias de cada mal hábito y recuérdalo todos los días.

Por cierto, no sé si ya lo haz hecho, pero si quieres hacer un cambio ideal en tu vida debes saber que es mucho más difícil si lo haces solo. Y también sé que sólo Dios podrá ayudarte con esto. Así que permite que Él esté a tu lado en este proceso: [Ora].

Ahora, no olvides Cuidar tu Salud!
y de Suscribirte!

Dios te bendiga.

Escribe un comentario