Nuestras finanzas suelen salirse fuera de control sobretodo cuando no sabemos administrar el dinero debido a que desconocemos los principios que nos enseña Jesús y que están registradas en las escrituras. Así que vamos a analizar estas recomendaciones para aprender a controlar el dinero y que no sea al revés.

Pocas cosas tienen el poder de llevar nuestras vidas hacia un completo caos y una de esas cosas es el estrés económico. Lo peor es que cuando uno está en esa situación económica es casi imposible pensar correctamente y por eso hay personas que van de mal a peor pues toman las peores decisiones posibles.

Esta es una situación tan grave y común en todas las personas que Jesús habló sobre la administración del dinero en 38 parábolas distintas. Es más, enseñó sobre el dinero 3 veces más que lo que enseño sobre la oración, pues los versículos relacionadas a la oración son aproximadamente unos 500 mientras que los versículos relacionados a la posesión y al dinero son aproximadamente unos 2000.

Por eso, este será uno de los mensajes más espirituales que puedas encontrar porque las finanzas es uno de esos pilares de la vida los cuales sostienen diversas áreas de nuestra vida. Si somos negligentes con el uso del dinero entonces muchas de nuestras áreas también se desplomarán.

 

Fuera de control

Vamos a ver varios principios que nos enseñan las escrituras para administrar sabiamente de nuestras finanzas.

Principio No.1

Todo lo que tenemos, sea mucho o poco, es gracias a Dios.

El primer principio consiste en reconocer que nosotros por si solos no somos merecedores de nada y que toda cosa que tengamos por más pequeña que sea, es por gracia de Dios. Podemos empezar por nuestra salud y por nuestra vida que si no fuera por Dios, seguramente no estaríamos aquí.

Este primer principio también implica e incluye el principio de la gratitud, es decir, que si no puedes ser agradecido con Dios entonces nunca serás feliz con lo que tienes porque sólo te concentrarás en lo que te falta. Esta es una forma muy amargada de vivir y por eso la gratitud es un principio de vida.

17 Todo lo que es bueno y perfecto es un regalo que desciende a nosotros de parte de Dios nuestro Padre, quien creó todas las luces de los cielos. Él nunca cambia ni varía como una sombra en movimiento.

— Santiago 1.17 NTV

Principio No.2

Aprende a vivir con la provisión que Dios te ha dado.

Esto implica saber vivir en la temporada por la cual estás pasando, pues así como puede haber temporada de abundancia, también puede haber temporada de escasez.

1 Hay una temporada para todo, un tiempo para cada actividad bajo el cielo. 2 Un tiempo para nacer y un tiempo para morir. Un tiempo para sembrar y un tiempo para cosechar.

— Eclesiastés 3.1-2 NTV

En la vida hay tiempo para todo y el tiempo de ahora es el de ser agradecidos con Dios por las cosas que tenemos para que el tiempo siguiente sea el de producir y cosechar.

6 Tú, holgazán, aprende una lección de las hormigas. ¡Aprende de lo que hacen y hazte sabio! 7 A pesar de que no tienen príncipe ni gobernador ni líder que las haga trabajar, 8 se esfuerzan todo el verano, juntando alimento para el invierno.

— Proverbios 6.6-8 NTV

Los tiempos de abundancia son para saber ahorrar e invertir pero no para gastar más pues el insensato gasta más cuando tiene más así que cuando no hay empieza a padecer para poder comer algo.

11 No que haya pasado necesidad alguna vez, porque he aprendido a estar contento con lo que tengo. 12 Sé vivir con casi nada o con todo lo necesario. He aprendido el secreto de vivir en cualquier situación, sea con el estómago lleno o vacío, con mucho o con poco. 13 Pues todo lo puedo hacer por medio de Cristo, quien me da las fuerzas. 14 De todos modos, han hecho bien al compartir conmigo en la dificultad por la que ahora atravieso.

— Filipenses 4.11-14 NTV

Lo que Pablo nos está diciendo es que ya sea que tenga poco a que tenga mucho, él ha aprendido a administrarlo todo. Mientras que hay personas que en lugar de aprender a administrar escogen la deuda que es querer aún más fuera de la provisión que Dios te da para esta temporada.

Si no hay mucho dinero entonces tienes que reducir mucho lujos y administrar principalmente lo que sea esencial. Si aprendes a adecuarte a la situación serás mucho más feliz y así cuando llegue el tiempo de la abundancia la podrás disfrutar sin deudas ni complicaciones.

Principio No.3

Honra a Dios con el diezmo.

Hay una frase muy inteligente que dice ”Dios no necesita de dinero pero el ser humano necesita aprender a dar”. De eso se trata este principio que por eso aparece en las escrituras en diversas partes.

9 Honra al Señor con tus riquezas y con lo mejor de todo lo que produces. 10 Entonces él llenará tus graneros, y tus tinajas se desbordarán de buen vino.

— Proverbios 3.9-10 NTV

Muchas personas pueden alegar que esto es para el antiguo testamento y no aplica para nosotros. Pero sólo voy a decir que Dios mismo nos pide que lo probemos, es decir, que hagamos el intento y veremos que es real.

10 Traigan todos los diezmos al depósito del templo, para que haya suficiente comida en mi casa. Si lo hacen —dice el Señor de los Ejércitos Celestiales—, les abriré las ventanas de los cielos. ¡Derramaré una bendición tan grande que no tendrán suficiente espacio para guardarla! ¡Inténtenlo! ¡Pónganme a prueba!

— Malaquías 3.10 NTV

Principio No.4

Responde a los susurros de Dios.

A veces Dios nos susurra para bendecir a otras personas y esas bendiciones que le damos a otras personas son semillas que dan mucho fruto.

Dios nos bendice para poder nosotros bendecir a muchas personas más y mientras más lo hagamos, más Dios nos bendecirá. Esta es una ley y un principio que Dios a establecido para que nosotros aprendamos a ser generosos.

 

A veces caemos en el error de vivir la tradición de orar para que Dios responda pero cuando Dios nos susurra a hacer algo, nosotros no lo hacemos. Esto se debe a que realmente no queremos tener una relación con Él, pues como en toda relación hay que dedicar tiempo y estar dispuestos.

Lo que sé es que es mejor tener primero una relación con Dios para poder aprender de Él y así el resto de nuestra vida será más ordenada, e incluso más fácil de vivir.

 

En resumen, vemos que nunca tendremos absoluta paz a menos que aprendamos a controlar nuestras finanzas y el medio para hacerlo es siguiendo los principios que Dios nos da.

Si es tu primera vez escuchando de Dios en las finanzas entonces mi recomendación es que empieces con el pie derecho (como se suele decir) y es por medio de esta Oración de Fe, [haz click aquí].

Finalmente, estaré publicando más resúmenes de estos mensajes y muchos otros contenidos que te gustarán así que no te los pierdas y suscríbete al boletín de noticias dando [click aquí].

No olvides Cuidar tu Salud y de Suscribirte!

Nos vemos en una próxima publicación. Tschüss!

Escribe un comentario