Este es el punto de giro dramático que suele tener toda película de cine y que nosotros también necesitamos en nuestra propia historia.

En toda película hay un punto en donde todo sale mal y es el punto más oscuro para el personaje principal. Justo en ese momento ocurre algo inesperado que cambia el rumbo que tenía la historia. Se produce la esperanza.

 

Punto de giro dramático

Para empezar debemos de adentrarnos un poco a la historia de David, exactamente en la parte en donde David necesita ubicarse en Sion pues era la ciudad más céntrica para que David pudiera seguir con sus planes.

David como un guerrero con principios da un aviso a los Jebuseos, que habitaban Sion en esa época, diciendo que los iba a atacar porque necesitaba su ciudad. Pero en respuesta a la amenaza de David, los Jebuseos se burlan de David y lo menosprecian porque Sion era una fortaleza.

6 Luego David guió a sus hombres a Jerusalén para pelear contra los jebuseos, los habitantes originarios de esa tierra, que vivían allí. Los jebuseos se mofaban de David: «¡Jamás entrarás aquí! ¡Hasta los ciegos y los cojos pueden impedir que ingreses!». Pues los jebuseos pensaban que estaban a salvo.

— 2 Samuel 5:6 NTV

De igual forma que David te puedes proponer hacer muchas cosas pero llega un día en donde Satanás pone una pared delante tuyo.

Es la misma voz de los Jebuseos en la época de David que en tu vida te dirán «tú no puedes».

Hay un momento en la vida en donde se debe madurar y buscar nuevos desafíos. No tiene sentido pasar por los mismos desafíos una y otra vez. La idea es superarlos para crecer.

Tampoco digas «lo probé todo» porque ambos sabemos que no fue todo y te pareció mucho más fácil darte por vencido. A pesar que rendirte no hace parte de tu espíritu.

7 Pero David tomó la fortaleza de Sión, la que ahora se llama Ciudad de David.

— 2 Samuel 5:7 NTV

David no se rindió por más que le dijeran que no podía o por más fuerte que haya sido la fortaleza de Sion. Pues ten por seguro que Satanás usa a personas parásito con el propósito de desanimarte.

A David le tocó hacer cosas no convencionales para conquistar Sion, así como tener que colarse por medio de los desagües de esa ciudad. No esperes que las soluciones de Dios sean convencionales porque seguramente de lo contrario no funcionarían.

Así que no importa como hayas empezado el año, no va a terminar de la misma forma. Dios tiene un punto de giro dramático para tu vida, es decir, un punto de giro en una historia más de tu vida así como con David.

Una vez derribas esos muros que aparecen delante de ti es cuando debes recordar el juramento de Josué.

En esa ocasión, Josué pronunció la siguiente maldición: «Que la maldición del SEÑOR caiga sobre cualquiera que intente reconstruir la ciudad de Jericó. A costa de su hijo mayor pondrá sus cimientos. A costa de su hijo menor pondrá sus puertas».

— Josué 6:26 NTV

Maldito será aquel que intente volver a levantar los muros que derribaste con la ayuda de Dios. Y esto, es una promesa.

 

Dios tiene preparado para ti un sin embargo diario, un punto de giro dramático, un cambio en la historia, sólo debes de reconocerlo. Empieza con una sencilla [oración de fe] y continúa con una relación permanente con Dios.

Te invito a que te suscribas al boletín de noticias y así recibirás todo el contenido que publico cada semana incluyendo videos, audios y artículos. Para suscribirte haz [click aquí].

También quiero agradecerte por apoyarme y por compartir para que este mensaje llegue a más personas.

Finalmente, no olvides Cuidar tu Salud!
y de Suscribirte!

Tschüss!

Escribe un comentario