Deja que la tierra haga su trabajo porque aunque no conozcas los detalles de cómo funciona todo, si sabemos quién lo hace. En este caso, Steven Furtick nos comparte otra perspectiva que puede cambiar nuestra forma de reaccionar en la vida.

Este es otro mensaje de la serie Savage Jesus en donde aprendemos más de Jesús pues vemos áreas de su vida que no son tan populares pero que tuvieron un gran impacto.

Odiamos la incertidumbre y por lo general queremos saberlo todo pues eso nos da la sensación de tener control pero la verdad es que nunca es así. Hay tanto que debemos aprender, pero no sobre nuestra situación sino sobre Dios.

Deja que la tierra haga su trabajo

Para poder empezar necesitamos el contexto de la historia que vamos a estudiar aún cuando es bastante corta.

26 Jesús dijo también: «El reino de Dios es como cuando un hombre arroja semilla sobre la tierra: 27 ya sea que él duerma o esté despierto, de día y de noche la semilla brota y crece, sin que él sepa cómo. 28 Y es que la tierra da fruto por sí misma: primero sale una hierba, luego la espiga, y después el grano se llena en la espiga; 29 y cuando el grano madura, enseguida se mete la hoz, porque ya es tiempo de cosechar.»

— Marcos 4.26-29 RVC

Antes de empezar a analizar ese pasaje quiero agregar algo y es que todo lo que produce un impacto también produce oposición. Así que tanto impacto como oposición siempre van a estar juntos aún cuando trates de separarlos.

Con respecto a este contexto debes saber que la tierra representa nuestra alma, nuestra mente, nuestra voluntad y nuestras emociones. No lo olvides porque será algo importante cuando hagamos referencia de la tierra.

Esta pequeña historia es una parábola y las parábolas siempre se usan para enseñarnos acerca de un significado más profundo. En este caso, el significado más profundo es sobre el reino de Dios.

Jesús está diciendo que el reino de Dios es como una semilla y con esa analogía hay tres cosas que podemos aprender sobre el reino de Dios:

  1. A menudo parece insignificante. (simple como una semilla)
  2. A menudo parece invisible. (como una semilla debajo del suelo)
  3. A menudo te sientes ignorante sobre eso. (ya que no sabemos cómo funciona)

El tercer punto es común en nuestras vidas porque la mayoría de las veces no sabemos cómo vivir como cristianos y no estamos solos pues incluso es algo que podemos ver en las escrituras.

Lo primero que le respondió María al ángel que hizo el anuncio sobre el nacimiento de Jesús fue “cómo”. Lo primero que los discípulos le respondieron a Jesús cuando les pidió que alimentaran a la multitud fue “cómo”. En realidad, el “cómo” es el lugar de partida para el crecimiento espiritual.

Debemos recordar que aunque la semilla es nuestra, la cosecha es de Dios. Así que no necesitamos saber el “cómo”. Si estás esperando “saber cómo” para poder empezar a “sembrar” entonces estás haciendo las cosas en el orden inverso.

Recuerda que la mejor parte de este proceso no es cuando el agricultor pone la semilla en la tierra sino cuando Dios hace que la semilla crezca bajo la tierra.

Tu destino se revelará en el polvo. En inglés polvo o tierra es DIRT que son las iniciales de Desilusión (Disappointment), Inseguridad (Insecurity), Rechazo (Rejection) y Problemas (Troubles).

En primera instancia, podemos pensar que el agricultor es Jesús y que la semilla es la palabra de Dios sembrada en nosotros. Pero esto no es así porque la palabra dice que el agricultor no sabe cómo funciona mientras que Jesús lo sabe todo. Por lo tanto, Jesús no es el agricultor sino que es la semilla.

Jesús no murió sino que fue plantado como una semilla. Por eso cuando la mayoría de personas creían que estaba muerto, pensaron que ahí acabó su historia pero la verdad es que no murió y su historia recién estaba por empezar.

Si has estado en una temporada de fracaso o depresión, o incertidumbre, o rechazo, o decepción, deja que la tierra (dirt) haga su trabajo. No luches en contra ni huyas de él.

No necesitamos saber cómo cuando sabemos quién.

Algunas personas se encuentran atascadas porque quieren saberlo todo y como la tierra representa incertidumbre entonces no quieren tocar la tierra. Pero es algo necesario para nosotros así como lo fue para Jesús.

Jesús es la semilla de Dios que fue plantada en la tierra por tres días y, hasta el día de hoy, su resurrección nos permite tener expectativas.

Algunas veces es mejor no saber para no entrar en confusión pues aún sabiendo lo que es correcto al saturarnos de información empezamos incluso a dudar de nuestros valores.

Recuerda la frase “No sé cómo pero si sé quién”.

La resurrección no es un evento, es una persona. Jesús dijo “Yo soy la resurrección y la vida”, así que si necesitas resurrección en alguna área de tu vida, no necesitas saber “cómo” sino “quién”.

Jesús está contigo.

Espero que este mensaje sea de bendición para tu vida y el siguiente paso, si aún no lo has hecho, es que hagas esta [oración de fe].

Voy a estar enviando más mensajes como este así que suscríbete al boletín de noticias haciendo [click aquí].

Por cierto, recuerda que la tierra era nuestra alma y que Jesús la semilla. Una vez Jesús esté dentro de nosotros poco a poco su influencia crecerá dentro de nosotros para ayudarnos a ser mejores.

Finalmente, no olvides cuidar tu salud y de suscribirte.

Nos vemos en la siguiente publicación. Tschüss!

Source

  • Let The Dirt Do Its Work | Savage Jesus | Pastor Steven Furtick | [Link]

Escribe un comentario