Estas escogiendo tus cadenas cada día a través de cada decisión que tomas y esto es algo más profundo de lo que podemos imaginar.

Las cadenas no se crean de la noche a la mañana sino que siguen un orden bastante específico y para poder ser verdaderamente libres debemos de conocer lo que es importante porque eso determinará nuestro enfoque en la vida.

Según nuestra prioridad todo lo demás caerá en su respectivo orden.

Escogiendo tus cadenas

Empecemos por conocer toda la historia para entender el contexto del mensaje.

12 Hermanos, quiero que sepan que, en realidad, lo que me ha pasado ha contribuido al avance del evangelio. 13 Es más, se ha hecho evidente a toda la guardia del palacio y a todos los demás que estoy encadenado por causa de Cristo. 14 Gracias a mis cadenas, ahora más que nunca la mayoría de los hermanos, confiados en el Señor, se han atrevido a anunciar sin temor la palabra de Dios.

15 Es cierto que algunos predican a Cristo por envidia y rivalidad, pero otros lo hacen con buenas intenciones. 16 Estos últimos lo hacen por amor, pues saben que he sido puesto para la defensa del evangelio. 17 Aquellos predican a Cristo por ambición personal y no por motivos puros, creyendo que así van a aumentar las angustias que sufro en mi prisión.

18 ¿Qué importa? Al fin y al cabo, y sea como sea, con motivos falsos o con sinceridad, se predica a Cristo. Por eso me alegro; es más, seguiré alegrándome 19 porque sé que, gracias a las oraciones de ustedes y a la ayuda que me da el Espíritu de Jesucristo, todo esto resultará en mi liberación. 20 Mi ardiente anhelo y esperanza es que en nada seré avergonzado, sino que con toda libertad, ya sea que yo viva o muera, ahora como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo. 21 Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. 22 Ahora bien, si seguir viviendo en este mundo representa para mí un trabajo fructífero, ¿qué escogeré? ¡No lo sé! 23 Me siento presionado por dos posibilidades: deseo partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor, 24 pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo. 25 Convencido de esto, sé que permaneceré y continuaré con todos ustedes para contribuir a su jubiloso avance en la fe. 26 Así, cuando yo vuelva, su satisfacción en Cristo Jesús abundará por causa mía.

Filipenses 1.12-26 NVI

Este texto de Pablo es lo que se conoce como “Vivir es Cristo” y quiero que analicemos un versículo del comienzo y otro del final por separado.

13 Es más, se ha hecho evidente a toda la guardia del palacio y a todos los demás que estoy encadenado por causa de Cristo.

Filipenses 1.13 NVI

Pablo confirma su testimonio diciendo que todo lo que está pasando (su encarcelamiento y tortura) tiene el propósito de servir a Dios, sin embargo, eso no quita que entre en un dilema personal.

22 Ahora bien, si seguir viviendo en este mundo representa para mí un trabajo fructífero, ¿qué escogeré? ¡No lo sé!

Filipenses 1.22 NVI

Algunas veces cuando estás pasando por la peor situación de tu vida es cuando Dios está obrando a través de ti.

En el caso de Pablo, él ya está viejo pues han pasado varias décadas desde que tuvo su primer encuentro con Jesús en donde Dios lo tumbó para poder levantarlo como una nueva persona.

Es a esta edad avanzada que Pablo ya no le importa lo que los demás puedan pensar de él pues ha reducido su enfoque a una sola cosa y se trata de su propósito.

Ya no es cuestión de popularidad sino de su llamado.

18 ¿Qué importa? Al fin y al cabo, y sea como sea, con motivos falsos o con sinceridad, se predica a Cristo. Por eso me alegro; es más, seguiré alegrándome.

Filipenses 1.18 NVI

Con este versículo (v.18) vemos que a Pablo ya no le importa si las personas predican a Jesús con un motivo equivocado sino que se alegra por el simple hecho de que predican a Jesús.

Aquella cosa que te importa más, esa es tu prioridad. Para Pablo la prioridad no es la popularidad propia sino el compartir el mensaje del mesías.

Así nos sucederá a muchos de nosotros en nuestros respectivos ministerios porque pasaremos por cosas que nos cuestionaremos pero no debemos de olvidar nuestra prioridad que es Cristo Jesús.

Una vez le preguntaron a un gran ministro de Dios si él cambiaría algo de lo que le ha sucedido en su ministerio a lo que él respondió:

“Hay muchas cosas que yo no escogería pero ninguna de ellas cambiaría porque he pasado por suficiente para saber que eran necesarias algunas de las dificultades para poder llegar a las bendiciones, fueron necesarias las traiciones para llegar a las bendiciones, fueron necesarios los conflictos para poder llegar hasta mi llamado, y fue necesaria la debilidad para llegar hasta mi fortaleza. No lo escogería pero tampoco lo cambiaría.”

Y es prácticamente eso mismo lo que nos dice Pablo:

14 Gracias a mis cadenas, ahora más que nunca la mayoría de los hermanos, confiados en el Señor, se han atrevido a anunciar sin temor la palabra de Dios.

Filipenses 1.14 NVI

Si lo importante es que Dios te ama entonces cuando las personas no te amen, tú te seguirás amando. Si lo importante para ti no es la comodidad sino el llamado, puede que seas miserable en una situación pero eso no te detendrá pues lo convertirás en un ministerio.

En otras palabras, el mensaje que te quiero compartir es que Jesús no nos ha puesto estas cadenas pero ya que las tenemos vamos a dejar que Jesús las use con propósito.

Esto es posible dado a que Jesús sabe que en nosotros hay un gran potencial aunque usualmente es el enemigo quien cree más en nuestro potencial que nosotros mismos.

Ahora debes saber algo muy importante y es que aunque tomes una mala elección no significa que vayas a perder tu salvación porque la salvación es por gracia. El problema es cuando conviertes una mala elección en un hábito y no sólo eso sino que empiezas a desarrollar ese hábito de forma automática.

Es como Pablo dijo “no hago lo que quiero sino aquello que no quiero, eso hago” y “¿quién me puede librar de este cuerpo de muerte?”. Esto es algo que Pablo esta diciendo después de conocer a Jesús, es decir, como seguidor de Jesús.

Después de un tiempo esa mala elección que se convirtió en hábito, ese hábito que se convirtió en automático, ahora se convierte en nuestra identidad.

Por eso aunque seamos hijos de Dios hay veces que nos sentimos esclavos del pecado. Ya no es algo que elegimos sino algo que somos.

Por eso las escrituras nos recuerdan que tenemos una nueva vida y tenemos que dejar los hábitos de la vida pasada. También nos invita a no caminar en la carne porque se está refiriendo justamente a esta cadena que hemos estado construyendo.

Y el último eslabón de esta cadena es nuestra naturaleza.

Empezó con una mala elección, después fue un hábito, luego se convirtió en algo automático, lo empezamos a incluir en nuestra identidad para finalmente establecerlo como parte de nuestra naturaleza.

En inglés esos procesos son: Choice, Habit, Automatic, Identity, Nature. Que forman la palabra CHAIN que en inglés significa “CADENA”.

Las buena noticia es que aquel a quien Jesús libre de sus cadenas será verdaderamente libre así que tenemos la oportunidad y el poder de ser libres de esas cadenas.

Pero no olvides que las decisiones que tomes hoy se pueden convertir en las cadenas de mañana.

Rompe toda cadena.

Espero que este mensaje te haya sido de gran bendición para tu vida. Si realmente quieres empezar a romper esas cadenas que haz construido en tu vida entonces haz esta oración si aún no lo haz hecho:

“Padre perdóname por mis errores pues me arrepiento de mis pecados y sé que Jesús murió en la cruz para que yo pudiera vivir de nuevo y así poder tener una relación real contigo. También sé que Jesús revivió entre los muertos y que gracias a Él puedo tener esta nueva oportunidad, por eso te abro mi corazón y quiero caminar de tu mano. Abre mi entendimiento para conocerte mejor, para entender más sobre el Espíritu Santo y tomar mejores decisiones.

En nombre de Cristo Jesús, Amén.”

Esta es una nueva oportunidad y una nueva vida, que no es más fácil ni más difícil, es simplemente mejor porque nunca estarás solo.

Te recomiendo suscribirte al boletín de noticias haciendo [click aquí] y a seguirme en redes sociales para poder conversar mejor.

Finalmente, no olvides cuidar tu salud y de suscribirte.

Nos vemos en una próxima publicación.

Tschüss!

Fuente:

  • Choosing your chains | Steven Furtick | 2018.07.22 | [Link]