Nunca habrás pensado que es posible suplir todas tus necesidades por medio de las necesidades encontradas e incluso pareciera contradictorio pero créeme cuando te digo que no lo es.

Si prefieres aquí también te dejo el video sobre este mensaje:

Llevamos estudiando esta historia desde hace dos publicaciones aunque con cada una avanzamos un poco más para ir entendiendo hacia donde nos lleva esta historia.

En la primera que se llama [Escogiendo tus cadenas] vimos cómo se forman las cadenas en nuestra vida cuando analizamos la vida de Pablo estando en prisión. Después vimos la prédica [No se ha acabado] que nos enseña que esto no es el final sino que recién nuestro viaje está por empezar.

Ahora vamos a continuar con la historia en donde aprenderemos cómo se suplen nuestras necesidades.

Necesidades encontradas

Retomemos la historia en donde nos quedamos en la publicación anterior sobre [No se ha acabado].

10 Me alegro muchísimo en el Señor de que al fin hayan vuelto a interesarse en mí. Claro está que tenían interés, solo que no habían tenido la oportunidad de demostrarlo. 11 No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. 12 Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. 14 Sin embargo, han hecho bien en participar conmigo en mi angustia. 15 Y ustedes mismos, filipenses, saben que en el principio de la obra del evangelio, cuando salí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en mis ingresos y gastos, excepto ustedes. 16 Incluso a Tesalónica me enviaron ayuda una y otra vez para suplir mis necesidades. 17 No digo esto porque esté tratando de conseguir más ofrendas, sino que trato de aumentar el crédito a su cuenta. 18 Ya he recibido todo lo que necesito y aún más; tengo hasta de sobra ahora que he recibido de Epafrodito lo que me enviaron. Es una ofrenda fragante, un sacrificio que Dios acepta con agrado. 19 Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús.

Filipenses‬ ‭4:10-19‬ ‭NVI‬‬

Nos vamos a concentrar (en gran parte) en lo que dice v.19 debido a que nadie podrá satisfacer tus necesidades cuando ni siquiera tú mismo conoces tus necesidades.

Muchas personas religiosas se enfocan en condenar los comportamientos de las personas sin considerar sus necesidades.

Sucede que muchos de nuestros comportamientos están ligados a nuestras diversas necesidades. Los comportamientos son malos cuando intentamos suplir nuestras necesidades de formas incorrectas pero el comportamiento es bueno cuando suplimos las necesidades de la forma correcta.

Por ejemplo, en algún momento de nuestras vidas pudimos haber sentido soledad. Hay personas que cuando sienten la soledad deciden recurrir a relaciones vacías. Es más, cuando no suples correctamente la soledad es cuando se desarrolla la lujuria que no solo es sexual sino también un cambio radical de mentalidad. En otras palabras, la lujuria se desarrolla cuando la necesidad de relacionarse con otras personas se suple con formas que no fueron diseñadas para suplir dicha necesidad.

Nos debemos de alegrar al saber que el único que sabe lo que realmente necesitamos es también el único capaz de suplirlo.

Por cierto, si crees que sabes lo que necesitas, te estás engañando. No es así. Nuestra perspectiva es tan cerrada que solemos llamar necesidad a aquello que en realidad es un deseo.

Muchos desearán que Dios les quite la necesidad pero si Dios quitara la necesidad también tendría que eliminar la provisión de dicha necesidad lo cual te haría olvidar que lo necesitas a Él.

Ten por seguro que Dios suplirá tus necesidades para que recuerdes que él tiene lo que necesitas y que no solo provee lo necesario sino que también Él en sí mismo, es lo necesario.

¿Te imaginas si todos tuviéramos medidores en nuestra frente que expresen nuestras necesidades? Literalmente podríamos ver la falta de fe, la falta de paz, la falta de amor, y así con muchas cosas.

Seguramente uno común sería la falta de gozo. Cuando los niveles de gozo son bajos es porque los niveles de orgullo son altos. No cualquier orgullo sino aquel que te hace pensar que mereces muchas cosas y que la vida te lo debe.

En ese caso para que Dios te supla de gozo, primero te tendrá que quitar el orgullo. En general, para que puedas recibir lo que necesitas, Dios tendrá que librarte de tus expectativas.

Continuando con el v.19, para poder comprenderlo mejor vamos a tener que revisar la situación por la que Pablo pasó en Hechos. Ahí es donde narra la historia de Filipenses que es a quienes les está escribiendo la carta que leímos.

7 Cuando llegaron cerca de Misia, intentaron pasar a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió. 8 Entonces, pasando de largo por Misia, bajaron a Troas. 9 Durante la noche Pablo tuvo una visión en la que un hombre de Macedonia, puesto de pie, le rogaba: «Pasa a Macedonia y ayúdanos». 10 Después de que Pablo tuvo la visión, en seguida nos preparamos para partir hacia Macedonia, convencidos de que Dios nos había llamado a anunciar el evangelio a los macedonios.

Hechos 16.7-10 NVI

Del v.7 aprendimos que no siempre entenderemos lo que Dios está haciendo en el momento. Como a Pablo, quien fue llamado para predicar en las naciones pero cuando se dispuso a hacerlo, Dios mismo lo detuvo.

Eso también nos enseña que en realidad no sabemos lo que necesitamos pues cuando obtenemos lo que pensábamos que necesitábamos, descubrimos que no era lo que esperábamos que fuera.

Las grandes cosas que Dios nos quiere mostrar se harán visibles cuando no veamos con nuestros ojos, cuando dejemos de sentir con nuestras emociones, y cuando dejemos de entender con nuestra mente.

Pablo estaba buscando una oportunidad para evangelizar, pero en lugar de eso, Dios le muestra una necesidad.

Dios suple las necesidades con necesidades.

Debido a que Pablo necesitaba ayuda, Dios determina ayudar a Pablo mostrándole que hay alguien que necesita ayuda. Por eso en el pasaje de Filipenses vemos que Pablo aún estando en la cárcel se preocupa por las necesidades de otros.

La idea de suplir tus necesidades ayudando a suplir las necesidades de otros pareciera muy contradictorio pero en realidad tienen mucho sentido. Es la ley de la siembra y cosecha. El principio de dar.

En el v.7 también vemos que Lucas (quien escribió Hechos) dice «cuando llegaron cerca de Misia» mientras que en el v.10 dice «en seguida nos preparamos para partir hacia Macedonia». Nota que en su narración paso de «ellos» a «nosotros». Ese cambio se debió a que la visión que Dios le dio a Pablo hizo que todo el equipo que acompañaba a Pablo, se apropiaran de la visión. Es decir, que desarrollaron unidad para cumplir esa misión. Una unidad que al parecer no tenían antes.

También es importante resaltar que Pablo tuvo mucha fe para seguir esa visión que Dios le dio, pero más fe tuvieron los que lo acompañaban pues decidieron seguirlo a pesar de no haber visto dicha visión.

Ahora continuemos viendo lo que sucedió después de que Pablo tuviera la visión y tomaran la decisión de ir a Macedonia.

11 Zarpando de Troas, navegamos directamente a Samotracia, y al día siguiente a Neápolis. 12 De allí fuimos a Filipos, que es una colonia romana y la ciudad principal de ese distrito de Macedonia. En esa ciudad nos quedamos varios días. 13 El sábado salimos a las afueras de la ciudad, y fuimos por la orilla del río, donde esperábamos encontrar un lugar de oración. Nos sentamos y nos pusimos a conversar con las mujeres que se habían reunido. 14 Una de ellas, que se llamaba Lidia, adoraba a Dios. Era de la ciudad de Tiatira y vendía telas de púrpura. Mientras escuchaba, el Señor le abrió el corazón para que respondiera al mensaje de Pablo. 15 Cuando fue bautizada con su familia, nos hizo la siguiente invitación: «Si ustedes me consideran creyente en el Señor, vengan a hospedarse en mi casa». Y nos persuadió.

Hechos 16.11-15 NVI

Antes que nada, nota en el v.11 que Dios no los llevó directamente a Macedonia sino que tuvieron que hacer muchas paradas antes. Dios nos guía paso a paso antes de llegar al lugar al cual fuimos llamados a estar.

Las mujeres del v.13 son las llamadas mujeres temerosas de Dios, en donde, las personas que tenían la etiqueta de «temeroso de Dios» eran personas gentiles que creían en el Dios de los judíos pero no sabían mucho de él y deseaban aprender más. En el caso de las mujeres, encontramos que estas mujeres tenían la necesidad de conocer más de Dios porque no había nadie que les explicara. Lo interesante es que justamente la necesidad de Pablo era encontrar a alguien a quien le pudiera hablar de Dios.

Es cuando estas dos necesidades se encuentran que se cumple la idea de Dios cuando se dice que Él suple tus necesidades con las necesidades de otras personas.

De igual forma, yo tengo la necesidad de compartir este mensaje que aprendí por medio de Steven Furtick y estoy seguro de que si Dios te trajo hasta aquí es porque sabe que tienes la necesidad de escucharlo.

También notarás que en la visión de Pablo se hablaba de un hombre, sin embargo, cuando llegan se encuentran a mujeres.

¿Te imaginas si Pablo las hubiera rechazado porque no eran lo que él pensaba?

El mensaje con eso es que no puedes esperar que Dios actúe como lo tenías planeado porque eso nunca sucede.

Voy a concluir hablando de lo que sucedió en los dos últimos versículos que leímos.

Para empezar, cuando Lidia conoció de Dios también pensó en su familia que fueron bautizados al mismo tiempo.

La única forma para que nuestras necesidades sean suplidas es supliendo las necesidades que tiene el mundo. Quizás estás esperando un milagro pero es tiempo que tú seas el milagro para otras personas. Entendiendo esto, es cuando nos ofrecemos ante Dios como instrumentos.

Ahora entendemos lo que este mensaje significa: «Así que mi Dios les proveerá de todo lo que necesiten, conforme a las gloriosas riquezas que tiene en Cristo Jesús».

Espero que este mensaje realmente te haya ayudado a cambiar la perspectiva con respecto a tus necesidades. Ya no se trata de lo que yo necesito sino de lo que los demás necesitan.

Por cierto, me complace decir que llevo años usando la aplicación de Ulysses para escribir todos estos artículos hasta que hace unos días se convirtieron en patrocinadores oficiales de mi contenido. Es como una confirmación de este mensaje.

Por eso te recomiendo probar su aplicación que se puede descargar gratis y tiene 14 días de suscripción gratis. Dale [click aquí] para descargarlo para tu iPhone o iPad y dale [click aquí] para descargarlo en tu computador.

Me alegra mucho poder tener esta nueva relación con Ulysses para poder seguir publicando semanalmente todo este contenido.

Si te gustaría hablar conmigo sobre este mensaje entonces hazlo por medio de redes con @lenusme, por medio del chat hacienco [click aquí] o agrega tu correo al boletín de noticias haciendo [click aquí].

Finalmente, no olvides cuidar tu salud y de suscribirte.

Nos vemos en una próxima publicación.

Tschüss!

Fuente:

  • Need Meeters | Steven Furtick | 2018.08.05 | [Link]

Escribe un comentario