Esto no se ha acabado, si algo, está por comenzar así que no renuncies sólo porque Dios te ha dicho que «No». Hay algo más para ti que aún desconoces.

Esta es la continuación del mensaje [Escogiendo tus cadenas] así que te recomiendo leerlo para que puedas entender mejor el contexto con el cual vamos a empezar este mensaje. Aunque este mensaje de por si dice bastante por si sólo.

No se ha acabado

Si no recuerdas exactamente de qué trató el mensaje [Escogiendo tus cadenas] aquí te dejo la parte más importante de lo que le estaba sucediendo a Pablo cuando empezó a escribir Filipenses.

15 Es cierto que algunos predican a Cristo por envidia y rivalidad, pero otros lo hacen con buenas intenciones. 16 Estos últimos lo hacen por amor, pues saben que he sido puesto para la defensa del evangelio.

Filipenses 1.15-16 NVI

Recuerda que en esta situación Pablo está escribiendo desde la cárcel.

Muchas personas que pasan por cosas menos graves que la cárcel o que la muerte de sus queridos, ya empiezan a cuestionar la soberanía de Dios en lugar de tomar responsabilidad de la situación. Pablo reacciona de una forma que nos recuerda que aunque las cosas estén fuera de nuestro control, siempre están bajo el control de Dios.

Cuando en el v.16 Pablo dice «he sido puesto para la defensa del evangelio» se está refiriendo a su situación en la prisión lo cual muestra que no lo considera como si estuviera atascado en la prisión sino que simplemente está estacionado en ese lugar como quien estaciona su carro mientras hace sus labores.

La situación no ha cambiado y la prisión sigue siendo la misma, pero lo que ha cambiado es la perspectiva que Pablo a desarrollado con los años para entender lo que realmente significa que esté encarcelado.

Todo es cuestión de perspectiva.

17 Aquellos predican a Cristo por ambición personal y no por motivos puros, creyendo que así van a aumentar las angustias que sufro en mi prisión. 18 ¿Qué importa? Al fin y al cabo, y sea como sea, con motivos falsos o con sinceridad, se predica a Cristo. Por eso me alegro; es más, seguiré alegrándome 19 porque sé que, gracias a las oraciones de ustedes y a la ayuda que me da el Espíritu de Jesucristo, todo esto resultará en mi liberación. 20 Mi ardiente anhelo y esperanza es que en nada seré avergonzado, sino que con toda libertad, ya sea que yo viva o muera, ahora como siempre, Cristo será exaltado en mi cuerpo. 21 Porque para mí el vivir es Cristo y el morir es ganancia. 22 Ahora bien, si seguir viviendo en este mundo representa para mí un trabajo fructífero, ¿qué escogeré? ¡No lo sé!

Filipenses 1.17-22 NVI

Por cierto, quería detenerme aquí para resaltar lo que dijo Pablo debido a que Pablo está debatiendo entre elegir la muerte o elegir la vida pues con su nueva perspectiva a entendido que en ambos casos hay ganancia tanto para él como para los demás.

23 Me siento presionado por dos posibilidades: deseo partir y estar con Cristo, que es muchísimo mejor, 24 pero por el bien de ustedes es preferible que yo permanezca en este mundo. 25 Convencido de esto, sé que permaneceré y continuaré con todos ustedes para contribuir a su jubiloso avance en la fe.

Filipenses 1.23-25 NVI

Cuando Pablo le pregunta a Dios si es que él puede ir al cielo, Dios le contesta que «No».

En esta carta Pablo está hablando de una libertad en reversa, lo cual pareciera irónico porque lo está explicando desde la cárcel pero ese es justamente el punto. En donde para poder ser libre en lo externo es necesario ser libre en lo interno. De ahí el sentido a la «libertad en reversa».

Dios tiene un mayor interés en liberarnos desde el interior y por eso se enfoca en cambiarnos desde el interior, reorganizando nuestra condición interna.

Pablo es muy sabio y debemos de escucharlo cuando dice «no he salido de la cárcel pero soy libre».

Es raro como a veces dejamos que personas (como amigos o familiares), que no han muerto por nosotros, sean capaces de dictar nuestro nivel de fe y que nos avergüence el evangelio cuando afirmamos ser libres.

Ahora, es muy importante que pongas atención porque Pablo en su mente empieza a recordar lo que ocurrió hace tiempo (quizás 30 años atrás) cuando empezó su ministerio con los Filipenses. Pablo decide lidiar con esta situación actual recordando lo que sucedió en el pasado.

Es muy importante aclarar que hay una forma de recordar el pasado que suele paralizar el potencial que tiene nuestro presente pero también hay otra forma de recordar el pasado que alimenta nuestra fe para continuar hacia el mañana. Pablo hace lo segundo.

Muchos años antes de que Pablo tomara la decisión de predicarles a los gentiles había una discusión sobre si los gentiles deberían seguir la tradición judía como la circuncisión. Al final se decidió que Pablo continuaría su misión de predicar a los gentiles con una mayor flexibilidad de la ley para los gentiles, de tal forma que no tenían que seguir con algunas tradiciones judías.

4 Al pasar por las ciudades, entregaban los acuerdos tomados por los apóstoles y los ancianos de Jerusalén, para que los pusieran en práctica. 5 Y así las iglesias se fortalecían en la fe y crecían en número día tras día. 6 Atravesaron la región de Frigia y Galacia, ya que el Espíritu Santo les había impedido que predicaran la palabra en la provincia de Asia. 7 Cuando llegaron cerca de Misia, intentaron pasar a Bitinia, pero el Espíritu de Jesús no se lo permitió.

Hechos 16.4-7 NVI

Esta es una perspectiva completamente diferente del Espíritu Santo pues podemos pensar que el Espíritu Santo nos motiva a continuar pero en este caso está deteniendo a Pablo.

Es curioso porque Jesús llamó a Pablo para que predique a las naciones, sin embargo, cuando Pablo se dispone a hacerlo, el mismo Espíritu de Dios lo detiene.

Si nosotros estuviéramos en esa situación posiblemente tomaríamos la decisión de renunciar y regresar a casa con la excusa de que Dios no quiere que sigamos.

Justamente a esto se le llama «fe condicional» en donde renunciamos tan pronto Dios dice que «No».

La cuestión es que un padre a veces le dice que «No» a sus hijos porque sabe algo que los hijos no. Y debido a que Dios es un buen Padre, es de esperarse que suceda lo mismo.

La pregunta es «¿Considerarías que Dios es bueno aunque te diga que ‘no’?»

Pablo sabía que cuando Dios dice que «No», no significa que se ha acabado.

8 Entonces, pasando de largo por Misia, bajaron a Troas. 9 Durante la noche Pablo tuvo una visión en la que un hombre de Macedonia, puesto de pie, le rogaba: «Pasa a Macedonia y ayúdanos».

Hechos 16.8-9 NVI

De igual forma que Pablo, hay veces en donde debes dejar pasar tus planes para llegar al propósito que Dios tiene para ti. Es más, puede que Dios te empiece a hablar de lo que viene para ti por medio de la necesidad que está al frente de ti.

10 Después de que Pablo tuvo la visión, en seguida nos preparamos para partir hacia Macedonia, convencidos de que Dios nos había llamado a anunciar el evangelio a los macedonios. 11 Zarpando de Troas, navegamos directamente a Samotracia, y al día siguiente a Neápolis. 12 De allí fuimos a Filipos, que es una colonia romana y la ciudad principal de ese distrito de Macedonia. En esa ciudad nos quedamos varios días.

Hechos 16.10-12 NVI

Ahora todo tiene sentido. Por eso Pablo dijo «Le agradezco a Dios cada vez que los recuerdo a ustedes».

Filipos fue el lugar que Pablo no planeó pero fue el lugar donde Dios quería que fuera. Filipo era una colonia romana que se convirtió en la primera iglesia que Pablo establecería en Europa. Es más, fue la primera iglesia del mundo occidental.

Todos somos parte de una iglesia que se formó gracias a que Dios le dijo a Pablo «No!».

Espero hayas ido extrayendo las diversas enseñanzas que Pablo nos da con su vida. Considero que la más importante ha sido saber entender el «No» de Dios porque seguramente sucederá.

Si te ha gustado este mensaje entonces sígueme en redes como @lenusme para hablar más sobre el tema o directamente agrega tu correo electrónico [haciendo click aquí] para que recibas las nuevas publicaciones en tu correo.

Finalmente, no olvides cuidar tu salud y de suscribirte.

Nos vemos en una próxima publicación.

Tschüss!

Fuentes

  • It’s not over | Steven Furtick | Elevation Church | 2018.07.29 | [Link]