Perdí mi confianza pero encontré a Jesús. Probablemente no entiendas que significa esto pero es justamente lo que voy a explicar en esta publicación.

Después de tomar un descanso vamos a continuar con la quinta parte de esta serie llamada [Triggered] en donde vamos a recobrar nuestra vida en medio de esta era de ansiedad.

He aprendido mucho con esta serie y estoy seguro de que tú también aunque si no has leído las publicaciones anteriores de esta serie, te recomiendo que lo hagas.

En esta ocasión vamos a seguir aprendiendo con las cartas de Pablo así que vamos a ello.


En audio

Si te gustaría escuchar el audio de todo este artículo entonces reproduce este podcast:

Por cierto, lo puedes descargar desde Spotify o cualquier otra plataforma de podcasts para que lo puedas escuchar en otro momento aún sin conexión a internet.


Perdí mi confianza

Video resumen de “Perdí mi confianza”

1 Por lo demás, hermanos míos, alégrense en el Señor. Para mí no es molestia volver a escribirles lo mismo, y a ustedes les da seguridad. 2 Cuídense de esos perros, cuídense de esos que hacen el mal, cuídense de esos que mutilan el cuerpo. 3 Porque la circuncisión somos nosotros, los que por medio del Espíritu de Dios adoramos, nos enorgullecemos en Cristo Jesús y no ponemos nuestra confianza en esfuerzos humanos. 4 Yo mismo tengo motivos para tal confianza. Si cualquier otro cree tener motivos para confiar en esfuerzos humanos, yo más:

Filipenses 3.1-4 NVI

Los perros referidos en el v.2 son las personas religiosas que les estaban diciendo a los gentiles recientemente convertidos que debían de circuncidarse, pero Pablo les dice que es imposible agradar a Dios con esfuerzos humanos o con nuestro propio esfuerzo.

Lo que podemos hacer es agradar a Dios a través de la fe y ese es el mensaje del evangelio. La fe en Cristo.

Los que hacen el mal (personas religiosas) estaban enseñando que debemos de poner nuestra confianza en la cosas equivocadas.

Es fácil tener confianza cuando nunca has vivido a través de una crisis. Son esas crisis que aparecen en nuestra vida las que sacuden nuestra confianza.

Cuando Pablo habla sobre los perros también hace referencia de todos aquellos que han perdido su confianza en el evangelio y están poniendo su confianza en su desempeño.

En lugar de vivir a través de la gracia han decidido regresar a la ley.

Los peligros del exceso de confianza son tan graves como los peligros de tener muy poca confianza. Es muy peligroso depositar tanta confianza en el lugar equivocado.

Cuando las circunstancias no reflejan nuestras confesiones es cuando nuestra fe colapsa bajo el peso de nuestras expectativas no cumplidas. Estoy seguro de que también lo has experimentado.

No importa cuanta confianza tengas porque lo importante es el lugar en donde la depositas. Pablo está diciendo «no confío en el esfuerzo humano» porque no podemos depender de nosotros mismos.

Sigues poniendo tu confianza en las personas, en tu desempeño, en tu habilidad para ser disciplinado, y así con muchas otras cosas. ¿Acaso crees que son el lugar correcto para depositar tu confianza?

En la historia, Pablo dice «si quieres jugar a este juego entonces juguemos» y es cuando empieza a leer su hoja de vida:

5 circuncidado al octavo día, del pueblo de Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de pura cepa; en cuanto a la interpretación de la ley, fariseo; 6 en cuanto al celo, perseguidor de la iglesia; en cuanto a la justicia que la ley exige, intachable.

Filipenses 3.5-6 NVI

Había muchas cosas por las cuales Pablo podía alardear. Pablo tenía su confianza puesta en todas esas cosas hasta que conoció a Jesús. Fue después de ese encuentro que Pablo puede decir «cuando me comparé con Jesús ya no tenía nada de qué alardear».

7 Sin embargo, todo aquello que para mí era ganancia, ahora lo considero pérdida por causa de Cristo.

Filipenses 3.7 NVI

En otras palabras, lo que Pablo dice es «perdí mi confianza pero gané a Cristo». Y continúa diciendo:

8 Es más, todo lo considero pérdida por razón del incomparable valor de conocer a Cristo Jesús, mi Señor. Por él lo he perdido todo, y lo tengo por estiércol, a fin de ganar a Cristo 9 y encontrarme unido a él. No quiero mi propia justicia que procede de la ley, sino la que se obtiene mediante la fe en Cristo, la justicia que procede de Dios, basada en la fe.

Filipenses 3.8-9 NVI

Por lo tanto, no se trata de cuánta confianza tengamos sino de las bases en donde la construyamos.

Puedes pensar que la respuesta a nuestra ansiedad es más confianza pero no es así. La respuesta es conocer más de Cristo.

10 Lo he perdido todo a fin de conocer a Cristo, experimentar el poder que se manifestó en su resurrección, participar en sus sufrimientos y llegar a ser semejante a él en su muerte.

Filipenses 3.10 NVI

Después de perder nuestra confianza podemos esperar la resurrección en nuestra vida.

Dios usa las circunstancias de nuestra vida para crucificar la falsa confianza porque si confiamos en nosotros mismos, no podremos tener fe en él.

Los discípulos de Jesús confiaban en Jesús como el nuevo rey de Israel pero al morir en la cruz hizo crucificar su falsa confianza para que empezaran a tener fe.

DIOS, solo en ti podemos confiar.


Quizás ya has realizado esta confesión pero si no lo has hecho te invito a que lo hagas haciendo [click aquí]. Esa es una forma de decir que Jesús es el fundamento para nuestra confianza.

Ese es todo el mensaje por ahora. Te recomiendo que me sigas en redes sociales como [@lenusme] o por medio del [boletín de noticias] para que recibas notificaciones cuando haga la siguiente publicación.

Finalmente, no olvides cuidar tu salud y de suscribirte.

Tschüss!


Fuente de “Perdí mi confianza”

  • I lost my confidence | Steven Furtick | Triggered | [Link]

Escribe un comentario