¿Sabes quién lleva la puntuación? Porque si dejas que otras personas la lleven entonces es posible que te produzcan una sensación de fracaso que no es real.

Ha pasado un tiempo pero ya estamos aquí con una nueva serie llamada [#gamechanger] y como es de esperarse, es genial.

La idea detrás de esta nueva serie es que en la vida solemos jugar varios juegos como el juego de las finanzas y el juego de las relaciones. Algunas veces cuando creemos estar ganando en el juego de las finanzas resulta que estamos perdiendo en el juego de las relaciones, o viceversa.

Estoy seguro de que también has experimentado esa sensación porque hay tantos juegos en nuestra vida que a veces sentimos que estamos perdiendo en varios de ellos.


Dios reta nuestros valores

Antes de continuar con el mensaje te recomiendo este video que aclara un poco más la idea sobre nuestros valores que constantemente están siendo retados por Dios.


Podcast completo

Si deseas puedes escuchar todo el mensaje, te sugiero suscribirte para que automáticamente puedas descargar los audios para continuar escuchando este mensaje mientras vas haciendo otras cosas. Te puedes suscribir haciendo [click aquí].


Para poder entender mejor esta idea lo que vamos a revisar primero es lo que Jesús dijo e hizo en su tiempo.

Él lleva el puntaje

»Cuidaos de no hacer vuestras obras de justicia delante de la gente para llamar la atención. Si actuáis así, vuestro Padre que está en el cielo no os dará ninguna recompensa. »Por eso, cuando des a los necesitados, no lo anuncies al son de trompeta, como lo hacen los hipócritas en las sinagogas y en las calles para que la gente les rinda homenaje. Os aseguro que ellos ya han recibido toda su recompensa. Más bien, cuando des a los necesitados, que no se entere tu mano izquierda de lo que hace la derecha, para que tu limosna sea en secreto. Así tu Padre, que ve lo que se hace en secreto, te recompensará.

Mateo‬ ‭6:1-4‬ ‭NVI

Por defecto, solemos dejar que otros lleven nuestro puntaje pero esa es una pésima idea porque cuando nos comparamos con otros solemos desarrollar el sentimiento de fracaso.

Cuando empiezas a tener una relación con Dios es cuando Dios mismo es quien se encarga en llevar el puntaje y notarás el cambio porque al mismo tiempo también cambia el juego.

Lo primero que Dios hace en nuestra vida es retar nuestros valores.

El juego correcto

Seguramente ya has notado que la iglesia es muy buena para retar los valores del mundo (como la sexualidad, entretenimiento, y más) pero la primera cosa que hizo Jesús fue retar los valores de la iglesia misma.

A Jesús no le importa tanto jugar correctamente el juego sino que está más enfocado en jugar el juego correcto. Nosotros como iglesia solemos enfocarnos en jugar correctamente pero usualmente lo hacemos con el juego incorrecto de igual forma que lo hicieron los religiosos que crucificaron al Mesías.

Jesús dijo 6 veces esta frase: «habéis escuchado decir pero ahora yo les digo…». Con estas palabras Jesús estaba retando a las personas que habían perfeccionado una apariencia de religión, es decir, aquellos que tienen un comportamiento correcto pero con una fe equivocada.

Si tus valores son superficiales entonces tus victorias serán vacías.

Cambio de juego

Las personas religiosas odian a Jesús porque Él no avala sus valores sino que los reta. La razón por la cual Jesús reta nuestros valores es con el propósito de llegar a lo que está debajo de nuestras acciones.

Por ejemplo, Jesús dijo «has escuchado decir ‘ama a tu prójimo’ pero eso es fácil, yo te digo ‘ama a tus enemigos’.» Eso cambia todo el juego. La gracia siempre cambia el juego.

Cuando las personas escuchaban a Jesús quedaban asombradas. No por su sabiduría sino porque hablaba como alguien que tiene autoridad. Eso es algo que no tenían las personas religiosas porque ellos solo eran justos en apariencia.

¿Quién lleva la puntuación?

Regresando a lo que dije en un principio, debes saber que no podemos saber si estamos ganando basados en lo que dicen las personas o usando puntuaciones externas. Por eso nuestra cuenta bancaria no es el mejor indicador de nuestro éxito.

Muchos de nosotros pensamos que estamos perdiendo por nuestras finanzas, relaciones, crecimiento personal y demás. La cuestión es que podemos estar ganando pero seguimos en el proceso.

El mejor indicador de que estamos haciendo las cosas bien es cuando nuestras acciones reflejan nuestros valores.

Los motivos

Jesús no está diciendo que deberías de dar desde la oscuridad y las sombras para que nadie se entere.

Lo que Jesús está diciendo es que si tu motivo para dar es el reconocimiento entonces ese mismo reconocimiento será toda tu recompensa.

Tu motivo determina tu recompensa.

Cuando lees las escrituras encuentras cosas como «tu recompensa en el cielo» o «tu recompensa de tu Padre», no están diciendo que vayas a obtener tu recompensa en otro lugar sino que tu recompensa proviene de otro lugar.

La revelación para mí es que si escribo esta publicación para ti entonces tú eres quien sostiene mi recompensa, pero si lo hago para Dios entonces es Él quien sostiene mi recompensa.

Ahora tiene más sentido cuando las escrituras nos recomiendan que sin importar lo que hagamos debemos de hacerlo como para Dios.

La gracia cambia el juego

Jesús dijo «no vine para abolir sino para cumplir, en otras palabras, vine para darte una motivación diferente».

Ahora no hacemos las cosas por obligación sino por la gracia de Dios. Es una cambio muy sencillo en la perspectiva.

Mientras tengas una motivación superficial, tendrás victorias vacías.

La razón por la cual salimos lastimados es que esperamos la recompensa de las personas. Solemos esperar mucho de los demás y ese es el problema de hacer las cosas por las personas.

Mientras tanto, si haces las cosas para Dios, Él será quien dé la recompensa. En realidad, Él nos dio la recompensa de la gracia por adelantado.

Jesús quiere que nosotros lleguemos hasta el punto en donde la gracia nos haya cambiado de tal forma que ya no necesitemos pensar u orar por ciertas cosas que ya sabremos hacer.

No olvides los valores que están detrás del comportamiento y detrás de las acciones.

Cuando tienes valores de mierda nunca tendrás un gozo que dure. La popularidad y el poder son valores de mierda.

Cuando los valores son superficiales, las victorias son vacías.

Di esto en voz alta: Dios es mi fuente y Él es mi recompensa.


Ese es el mensaje por hoy pero estaré continuando con esta serie así que te recomiendo suscribirte al boletín de noticias para que te notifique cuando haga la siguiente publicación. Para suscribirte solo debes hacer [click aquí].

También estaré publicando algunas ilustraciones y videos cortos sobre este tema en redes sociales así que búscalo como [@lenusme].

Aprovecho para agradecer a la empresa de Ulysses que patrocinó esta publicación así que te recomiendo descargar su aplicación de escritura que está disponible para iPhone y iPad haciendo [click aquí], o para Mac haciendo [click aquí].

Finalmente, no olvides cuidar tu salud y de suscribirte.

Nos vemos en una próxima publicación.

Tschüss!


Fuente

  • Who’s keeping score? | Steven Furtick | Gamechanger | [Link]

Escribe un comentario